5 RAZONES POR LAS QUE EL INGLÉS PARA EMPRESAS ES IMPRESCINDIBLE EN TU VIDA LABORAL

Son muchas las razones por las que decantarse por los cursos de inglés para empresas. A continuación, te hablamos de los cinco motivos por los que debes implementarlo en tu negocio, ya que los beneficios que otorgan son tanto para empresas como empleados. Y, si bien es ventajoso para todos, también es crucial.

El inglés para empresas es el idioma de los negocios por excelencia

Esta es la primera razón y la que tiene más peso de todas: es el que tiene más número de hablantes en todo el mundo. Sumando tanto hablantes nativos como aquellos que lo aprenden como segunda o tercera lengua. Es fundamental manejarlo, ya que su nivel más bajo ya es un mínimo requerimiento para poder comunicarse con personas de otros países sin que tengan que ser necesariamente anglosajones. Son muchos los términos angloparlantes que hemos tomado prestados para nuestro propio idioma, y, por la globalización, esto no parará. En las clases de inglés para empresas aprenderás dichos términos de tu sector. Los que se han españolizado, los que no y también los que no tienen traducción. Solo los profesores nativos pueden conseguir este nivel de especialización, por ser tanto nativos como formadores.

El inglés para empresas es sinónimo de celeridad

Las clases de inglés para empresas hacen avanzar a todos de forma rápida. Ya que es un idioma medio implementado a nivel global, muchas personas tienen facilidades en su escucha o pronunciación, independientemente de su lengua materna. En el caso del Español, hay diferencias clave, pero también muchas similitudes.

Otra de las formas en las que se considera como un idioma rápido es porque gracias a él se transmite información con rapidez. A mayor número de hablantes, mayor celeridad en las noticias. Se pueden crear notas de prensa o leerlas y estar informados. A nivel de empresa, es algo que se requiere.

En los cursos de inglés para empresas se ampliarán las formas de comunicación formales y cómo reproducirlas si forma parte del puesto.

Es un idioma para empresas prevalente y polivalente en todas sus formas

No parece que haya otro idioma para empresas que lo vaya a desbancar del puesto de más hablado pronto. Ni dentro de los negocios ni a nivel general. A pesar de que el chino es el segundo en importancia y número de hablantes, la dificultad que presenta para todos los hablantes no asiáticos y su largo aprendizaje no lo hacen viable como idioma internacional de negocios. El chino requiere aprender más de 4.000 kanjis que forman su vocabulario. Su forma pictográfica es muy diferente a la occidental que usa el inglés para empresas.

El inglés para empresas, a nivel avanzado, mejora la comunicación

Este bilingüismo que se consigue con las clases de inglés para empresas cambia las estructuras mentales preexistentes y crea uniones de valor que mejoran la comunicación. Cuando se esté en un ambiente laboral, el inglés saldrá solo y siempre se buscará la forma de comunicarse más óptima para todos.

Al estudiar un idioma se entiende donde puede haber carencias, se escucha más allá de los acentos y se sobreentienden muchos conceptos. Durante los cursos de inglés para empresas se harán demostraciones prácticas de situaciones en las que ocurran este tipo de problemas. Reuniones en las que el hablante de inglés es nativo alemán y tiene un nivel básico o clientes cuyo el inglés es su cuarto idioma hablado a pesar de que entienden a la perfección.

Esta personalización de los cursos es lo que les da valor. Dentro de una empresa hay muchos puestos que utilizan el inglés de diferente forma y se ha de tener en cuenta esto para garantizar la mejor enseñanza. Cada departamento tendrá un enfoque diferente que se establece en las primeras etapas de la formación.

Los cursos de inglés para empresas transforman a los empleados

El último motivo es el de convertirse en una persona de valor para la empresa en la que se está. Una formación de inglés para empresas transforma a un empleado o trabajador en talento. Es un concepto que los reclutadores no dejan de repetir porque es cierto. Una persona bien formada que conoce los entresijos de una empresa da valor añadido y se ha de mantener. La rotación de los puestos va en detrimento del trabajo, la empresa y el propio trabajador. El periodo de aprendizaje es lento, poco eficiente y estresante. Por eso, en caso de que a un trabajador le falte el inglés o la perspectiva de que sea focalizado para los negocios, se le debería ofrecer este curso para actualizarse. Un trabajador contento es eficiente. Al talento se le gana con salario emocional. Otro concepto que más vale aplicar cuanto antes.

Desde Classgap for Enterprise ofrecemos una formación en inglés para empresas 100% personalizada. Consulta nuestra metodología y resto de cursos. Seguro que hay alguno que se adapta a las necesidades de tu negocio.