¿CÓMO MEJORAR EL FRANCÉS DE TUS EMPLEADOS?

Cuando las empresas quieren formar a sus empleados en algún idioma, el idioma más demandado para formarles es inglés, es lógico puesto que es la lengua internacional y un acierto seguro, descubre los beneficios de formar a tus empleados en inglés en Classgap for Enterprise.

Sin embargo, si tu empresa es internacional con negocios en países cuyo principal idioma no es el inglés, formar a los empleados en dicho idioma puede ser una gran fortaleza frente a la competencia.

El francés es un idioma que al igual que el inglés tiene competencia internacional. No podemos olvidar que son nuestros vecinos, por lo que a la hora de internacionalizar una empresa es lógico empezar por un país cercano con una cultura similar.

En España contamos con la ventaja de que muchos comenzaron sus estudios en francés en la escuela, por lo que no se trata de comenzar un idioma desde cero, sino que partimos de una base, por lo que es más fácil retomarlo.

De cara a los negocios, formar a tus empleados en francés es una forma de diferenciarte de la competencia. En cualquier negocio es fundamental la impresión que da el contrario, una empresa no hará negocios con otra que no le de confianza, sobretodo cuando se trata de otro país. Es por ello que una forma de acercarse y crear una estrecha relación es compartir idioma, siempre nos sentimos más cómodos hablando nuestra lengua materna, cuando vemos que una persona hace el esfuerzo de hablar con nosotros en nuestro idioma muestra su predisposición e interés en la conversación.

Aquí llega la esperada pregunta…

¿Cómo puedo formar a mi equipo si no tienen el mismo nivel?

La respuesta es sencilla, en Classgap for Enterprise nos adaptamos a las necesidades específicas de cada cliente. Para conseguir cumplir los objetivos de la empresa en la formación de los empleados es importante atender todas las necesidades de los trabajadores, para ello, en Classgap for Enterprise realizamos una auditoría para conocer cuales son estas necesidades y trabajar con ellas alineándolas con los objetivos de la organización.

Una vez identificadas las necesidades, organizamos la formación, ya puede ser One to One, es decir, clases particulares o grupales, dependiendo del nivel y del objetivo de los empleados.

Por ejemplo, dentro del grupo de trabajadores que se van a formar en francés, vamos a encontrar diferentes necesidades, aquellos que vayan a estar en contacto con la empresa francesa, necesitarán tener una conversación fluida, mientras que aquellos comerciales que lleven a cabo la negociación deberán aprender términos más específicos del área de negocios, por lo que se llevarían a cabo dos formaciones distintas en dos grupos, para cubrir cada necesidad, en una se reforzaría la parte oral y conversación, así como redacción de emails y mensajes, mientras que la otra reforzaría la parte de vocabulario de negocios y conversación.
Además, se haría una segunda división dependiendo del nivel de los empleados, creando clases particulares si fuera necesario, para que todos estuvieran cómodos durante la formación.

Una vez que la formación se está llevando a cabo, se hará un seguimiento de ésta para ver la evolución de cada empleado y los ámbitos a mejorar, de esta forma el área de RRHH también puede medir el ROI de la formación.

¿Quieres saber más acerca de nuestra formación personalizada? ¡Contáctanos!