CÓMO ORGANIZAR Y MEDIR LA FORMACIÓN DE FRANCÉS PARA EMPRESAS

Para comenzar unos cursos de francés para empresas se han de seguir unos pasos y para medir su impacto se deben tener unos objetivos y un seguimiento. La propia creación de la estrategia es el comienzo, pero la organización va más allá. Te contamos cómo se realiza esto para que conozcas la metodología de Classgap for Enterprise que permite la personalización y la adaptación de todas las partes implicadas. Lo que realmente necesita una empresa.

Previsión de la formación de francés para empresas

La primera es una toma de contacto entre la empresa y Classgap for Enterprise para gestionar los objetivos, suplir necesidades y entender cuál es el nivel con el que comienzan los empleados. Es decir, una reunión donde los directivos de la empresa formulan lo que desean conseguir y desde Classgap for Enterprise analizamos y decimos que falta además de eso.

Este intercambio de información es crucial y debe reposarse, ya que el siguiente paso es organizar los departamentos y el personal que recibirá las clases de francés para empresas. Debido a que es un idioma diplomático y de alto nivel cultural, tanto los directivos, gerentes, departamento de marketing y ventas y aquellos trabajadores que estén cara al público serán los más indicados. A pesar de esto, cada empresa podrá seleccionar a unos pocos o a muchos más, siempre que el trabajador también esté de acuerdo.

Tras esto, los seleccionados realizarán una prueba de nivel. Con ella se podrá determinar el tiempo que tardarán en llegar al objetivo, es decir, cuantas clases de francés para empresas necesitarán para mejorar a un nivel básico, avanzado o de dominio de alguna de las particularidades del idioma.

Inicio de los cursos de francés para empresas y desarrollo del proyecto

A partir de ahí, se pone en marcha la estrategia de clases de francés para empresas de forma online. Esta es una de las grandes ventajas para todos, ya que ayuda a conciliar y mejora la competencia de los alumnos en videollamadas. Así, estos cursos de francés para empresas están disponibles para más personas.

Paralelamente, comienza una fase de seguimiento por parte del personal de recursos humanos, puesto que son los encargados. Ellos tendrán acceso al Dashboard para gestionar las clases y saber cómo de bien está funcionando la formación. Gracias a esto podrán hacer reportes, sugerir cambios y mediar en caso de que sea necesario realizar alteraciones. Que la gestión sea fluida es decisivo para plantearse este tipo de metodología. La realización de estos cursos de francés para empresa, que están bonificados, también deben garantizar todas las ventajas finales, a la par que no son una disrupción en la vida y el trabajo de quienes están formándose.

Aprender a utilizar la plataforma de Aula Virtual es sencillo, ya que emula al resto de programas de videollamadas añadiendo un par de funciones específicas para la realización de los cursos. Las clases de francés para empresas podrán darse con total normalidad, siendo similares a las presenciales, con el añadido de hacer el oído al sonido de las comunicaciones con cascos o altavoz. Esta particularidad es un beneficio que no hay que desdeñar, debido a que el potencial internacional es a distancia, por lo que es una valiosa habilidad que ganar.

Análisis final de las clases de francés para empresas 

Cuando se llega al final de los cursos de francés para empresas es cuando se evalúan los conocimientos, se valora si se ha llegado al nivel adecuado y si el ROI en general es positivo. Ambas cosas se consiguen, ya que los cursos son bonificados y el aprendizaje en idiomas deseado.

Todo esto es nuestro trabajo, y un informe será entregado. Además, la formación en idiomas es fácilmente medible con criterios y con la experiencia que se aporta. Los trabajadores, por tanto, podrán utilizar el francés para empresas en su jornada y serán más productivos y eficientes. Algo que es ventajoso para la empresa y el empleado.

Más cursos de idiomas para empresas que realizar

Además de los cursos de francés para empresas, los hay de más idiomas de igual importancia en la Unión Europea y en el mundo. Inglés, alemán e italiano son algunos de ellos. La metodología en sí misma se basa en los mismos principios. Escuchar las necesidades, dar las herramientas necesarias y cumplir con un buen análisis que demuestre el éxito. Durante esa primera reunión la empresa determinará para qué se utilizará el francés para empresas en el día a día. Si para hablar con inversores, poder ofrecer jornadas técnicas o realizar un marketing de calidad en otro idioma. Cada caso específico es tratado como tal. 

Las clases de francés para empresas se desarrollarán con gran profesionalidad gracias a profesores nativos. Contáctanos para saber más sobre los niveles a alcanzar, los beneficios que conseguir y cómo proceder para empezar a formar a los empleados.