DE LÍDER TRANSACCIONAL A LÍDER TRANSFORMACIONAL

  1. Líder transaccional

El líder transaccional es el claro ejemplo de “jefe”, su forma de organización se basa en sacar el trabajo adelante, cumplir los objetivos. Para ello utiliza un sistema de premio o castigo, es decir premia aquellas personas que cumplen sus objetivos y “castiga” o no beneficia a aquellas que no lo hacen.

Alguna de las ventajas de este tipo de liderazgo es el beneficio que se obtiene a corto plazo, los objetivos están clarificados y repartidos entre los trabajadores, por lo que cada uno sabe lo que tiene que hacer y conoce las consecuencias tanto de cumplirlos como de no hacerlo.

Sin embargo, encontramos importantes desventajas, la innovación por parte de los empleados no se encuentra en este tipo de liderazgo, puesto que, al ser una organización tan objetiva, se van a limitar a cumplir sus objetivos. La relación entre el jefe con los trabajadores es completamente impersonal, lo que hace que el empleado trabajará al mejor postor. Esto también repercute cuando hay una situación de descontento entre jefe y empleado, el rendimiento del empleado bajará. Además, este tipo de liderazgo no tiene en consideración al empleado en sí, por lo que no satisface sus deseos y sus necesidades profesionales.

  1. Líder carismático 

El carisma es la facilidad que tienen las personas para relacionarse y empatizar con las personas de su entorno. La diferencia principal entre un líder carismático y uno transaccional es la relación que tiene con sus empleados.

Un líder carismático escucha a sus empleados, genera confianza y empatiza con el equipo, esto fortalece el sentimiento de pertenencia al equipo. Un líder carismático no es conformista, ante una situación de injusticia tanto para él como para su equipo, luchará para que cambie.

Este tipo de líder no es egocéntrico, habla representando al equipo y asume la responsabilidad grupal, no mira únicamente por sus intereses.

Además, ante algún error o injusticia en su entorno, luchará para solucionarlo, para este tipo de líder siempre existe algo susceptible a cambio, por lo que su actitud proactiva hace que esté en constante movimiento.

Este tipo de liderazgo también tiene algunos inconvenientes, por un lado, si los grupos son muy grandes tiende a diluirse, no es recomendable para contextos jerarquizados puesto que tiende a salirse de los esquemas de un líder transaccional. Centrándonos en el comportamiento del líder en sí, su actitud puede llegar a ser personalistabuscando notoriedad o visibilidad, y olvidar los objetivos generales centrándose en los suyos propios.

“El mejor experto también fue un día aprendiz.”
  1. Líder visionario

El líder visionario tiene las características del carismático pero con capacidades que alinean la visión, misión y valores de la empresa para mejorar sus resultados, desarrollan el máximo potencial de las personas que les rodean y provocan el seguimiento de masas ya que tienen una visión del futuro clara y precisa, son personas que defienden sus ideas con fuerza y consciencia.

La gran fortaleza de este tipo de líderes es su habilidad para contagiar el talento y motivar al equipo, no tienen miedo al riesgo si contribuye a cumplir con su visión, esto es una debilidad también puesto que si focaliza en la visión puede dejar de lado otros aspectos importantes del proyecto.

Una debilidad de este tipo de liderazgo es el exceso de determinación, esto puede generar que los resultados no sean todo lo positivos que se cabía esperar. También puede darse la situación de que la visión del proyecto es tan intrínseca al líder, que en el momento que el desaparece, a la empresa le supondrá muchos recursos seguir el camino que el líder visionario había empezado.

  1. Líder transformacional

El líder transformacional agrupa todas las características de los liderazgos anteriores. Su liderazgo es de carácter altruista, no vela por sus intereses individuales sino por los globales.

Son un claro ejemplo a seguir para su equipo, son venerados por su empresa, aspiran a ser como él. 

Los empleados son considerados de forma individual, el líder conoce a su equipo por lo que sabe cómo gestionarlo y cuáles son las capacidades de cada uno de ellos. Esto hace que se genere un vínculo emocional entre empleados y líder, éste los estimula intelectualmente para que desarrollen sus habilidades y buscar mejores soluciones a los problemas.

El liderazgo transformacional se caracteriza también por la visión compartida, el líder transformacional es visionario y su equipo comparte la visión con él. Esto motiva al equipo para conseguir los objetivos, ellos no se sienten presionados a llegar a un objetivo, sino que trabajan duro puesto que quieren llegar a él.

Una de sus características es saber adaptar el tipo de liderazgo a la situación, esto significa que, si se da la necesidad, actuará como un líder transaccional.

El líder transformacional detecta las fortalezas y debilidades de su equipo, por ello es capaz de percibir las necesidades formativas específicas de cada miembro de su equipo,  ya sea marketing, idiomas, programación… gracias a esto el líder es capaz de hacer que su equipo crezca y desarrolle sus capacidades para destacar.

Como mencioné en el post de Líder vs. Jefe, hay personas que nacen con características y habilidades de líder, pero estas deben entrenarse y desarrollarse mediante diferentes técnicas.

Este tipo de aprendizaje se encuentra dentro de las denominadas “Soft Skills” que son este tipo de habilidades “Blandas” que nos ayudan a relacionarnos con nuestro entorno y convertirnos en una persona más comprensiva y empática para aplicarlo a nuestro estilo de liderazgo.

Llegar a ser un líder auténtico es complicado y requiere tanto muchos años de experiencia como de introspección y análisis de la persona.