EL SECTOR FINANCIERO APUESTA POR LA FORMACIÓN EN SOFT SKILLS

Las habilidades que se demandan a los empleados dependen del sector en el que nos encontremos, en este caso, las que se piden en el sector financiero son sobretodo las conocidas habilidades blandas o soft skills.

 Actualmente, el perfil profesional del empleado de banca debe tener: habilidades comunicativas para el servicio de atención al cliente, debe comunicarse con claridad y precisión tanto oralmente como por escrito, iniciativa, motivación y capacidad de adaptación, debe ser capaz de trabajar en equipo y gestionar el cambio.

Estas habilidades pueden ser innatas hasta cierto punto, es decir, puede que un individuo tenga facilidad para comunicarse o trabajar en equipo de forma natural, pero este conjunto de destrezas se puede entrenar.

Estas denominadas soft skills o habilidades blandas se basan en la forma en que los individuos se relacionan con los demás, también pueden ser conocidas como habilidades sociales o interpersonales.

Es por ello por lo que son esenciales en los empleados del sector financiero, sobretodo de cara al público, puesto que deben ser próximos al cliente y transmitirles confianza. Para ello, formar a tus empleados en asertividad es fundamental.

¿Qué es la asertividad? Es un concepto ligado a la inteligencia emocional, se refiere a la comunicación con los demás. Ser asertivo significa comunicarse de forma efectiva, decir lo que queremos transmitir de fomra libre, respetuosa y empática con los demás y con uno mismo. Es la capacidad de enfadarnos “bien”, manteniendo la coherencia y el respeto.
También involucra la capacidad de reaccionar ante los conflictos o discusiones y saber comunicarse de forma correcta en estas situaciones.

La asertividad es una habilidad fundamental en un líder, la relación que el líder mantenga con sus empleados determinará cómo se comportarán estos dentro de la empresa. Una comunicación fluida entre el líder y su equipo es fundamental para la eficiencia de los trabajadores.

Saber trabajar en equipo es una habilidad demandada en todos los sectores, las sesiones de coaching ejecutivo favorecen la comunicación entre el equipo y ayuda en la adaptación al cambio.

Para algunos perfiles se está demandado conocimientos en lenguajes de programación y gestión de apps, a pesar de no ser la especialidad del empleado, puede recibir formación continua en estos lenguajes para desenvolverse con mayor facilidad en el puesto de trabajo.

¿Te gustaría que te asesoremos en un plan de formación en asertividad para tu empresa? 

La formación continua de los empleados es una forma de potenciar los talentos dentro de tu empresa y ayudarles a crecer, apoya a tus empleados y fidelízalos a tu empresa.

¿Quieres conocer más sobre formación y su repercusión en el employer branding? ¡No te pierdas nuestras novedades!