FORMACIÓN DE EMPLEADOS DE DIFERENTES DEPARTAMENTOS ¿ES POSIBLE?

Llevar a cabo una formación de empleados de diferentes departamentos no es complicado si sigues los pasos que te proponemos desde Classgap for Enterprise, aplicando la metodología que nosotros utilizamos al crear un programa de formación para nuestros clientes.

  1. Análisis interno.

Lo primero que se debe realizar es una auditoría o análisis interno de la empresa para determinar cuáles son los departamentos en los que hay que implementar una formación. 

Es muy importante tener en consideración las demandas de los trabajadores, puesto que si la formación no es de su agrado puede que no se realice correctamente. 

¿No sabes por dónde empezar y te gustaría recibir asesoramiento? En Classgap for Enteprise tenemos un equipo pedagógico que puede ayudarte de forma gratuita analizando cada procesos para que puedas formar a tus equipos en base a las necesidades de la compañía y las propias de los trabajadores.

  1. Objetivos a cumplir.

Toda formación de empleados tiene un objetivo, ya sea mejorar la satisfacción de los empleados o reforzar un aspecto de los empleados para el negocio. 

Por ejemplo, una empresa puede ofrecer formación a sus empleados como recompensa por su trabajo, regalándoles una formación en los conocimientos que ellos deseen, por ello optarás por una formación individual para el trabajador. Es una forma de fomentar el employer branding dentro de la empresa y diferenciarte de la competencia. En este caso, el objetivo de la formación será incrementar la felicidad del empleado. 

Por otro lado, puede que empleemos la formación del personal para reforzar un aspecto, por ejemplo; tu empresa va a comenzar unas negociaciones muy importantes con una empresa francesa, tus empleados tienen buen nivel de francés pero hace tiempo que no lo practican, por ello organizarás una formación grupal de francés aplicado a los negocios.
Lo ideal según nuestra metodología es trabajar en grupos de como máximo 5 persona de modo que el profesor puede estar atento a las necesidades individuales y conjuntas del grupo.
El objetivo de esta formación es el éxito de la negociación gracias a una buena comunicación entre las partes. 

  1. Agrupación de las necesidades: Organizar a los grupos por materias formativas y niveles.

Una vez determinados los empleados a formar y cuáles son los objetivos a conseguir, debemos agruparlos por necesidades. La primera división será por materias a impartir, independientemente del departamento, esta mezcla entre departamentos fomenta a la creación de equipo en la empresa, relacionarse con otros empleados a parte de los de tu departamento incrementa el sentimiento de pertenencia a la empresa. 

Una vez separados por materias, es fundamental diferenciar entre niveles, por ejemplo: A pesar de que queramos formar a todos los empleados en inglés, el nivel de estos no va a ser homogéneo, además puede que los del departamento de ventas deban enfocarlo más hacia Business English mientras que los de Recursos Humanos quieran mejorar su nivel. Es por ello que se crearán diferentes grupos acorde con las necesidades específicas de cada empleado. 

  1. Timeline de formación: Organizarla en el tiempo 

Aparentemente el programa de formación ya está organizado, pero determinar cómo va a desarrollarse en el tiempo es importante para la aceptación de la misma. 

Dado que la formación la van a recibir nuestros empleados, es lógico que el horario que se escoja para impartirla se adapte a sus necesidades. Puede parecer una tarea simple, pero dependiendo de la cantidad de empleados que se vayan a formar puede ser una tarea realmente complicada, encontrar un horario común a los empleados y que respete la conciliación de la vida laboral con la familiar no es fácil. Por ello la tipología de formación que se decida implementar es fundamental para el éxito de la misma.

Por ejemplo, las formaciones presenciales son más complejas de encajar en los horarios, más aún si se imparte en una academia localizada fuera de la oficina. Lo ideal es trabajar con grupos que tengan horarios y situaciones de conciliación laboral y familiar parecidas de modo que puedan realizar las formaciones cuando más les convenga y dónde más cómodos se sientan.

Parece una idea utópica pero no lo es si las formaciones se realizan con clases online con profesores en vivo, de este modo los trabajadores sólo necesitan acceso a un ordenador, buena conexión y predisposición para el aprendizaje.

Si quieres más información sobre esta metodología formativa contacta con nosotros y reseolveremos todas las dudas que puedan surgirte.