FORMACIÓN PARA EMPRESAS: EL ELEMENTO FUNDAMENTAL DEL SALARIO EMOCIONAL

Los profesionales están empezando a priorizar aquellas cuestiones de carácter no económico que satisfacen las necesidades profesionales y personales del trabajador. Efectivamente, hablamos del salario emocional. Es por ello, que los departamentos de recursos humanos deben empezar a adaptar las ofertas y los empleos a estas nuevas necesidades que han ido surgiendo. ¿Cuál es la demanda más repetida? Sin duda, la formación para empresas.

Mantener a los empleados bien formados es la clave para que la compañía tenga un equipo bien preparado para poder competir en el mercado. La palabra clave que define el salario emocional es bienestar. Cuando los empleados perciben que las compañías para las que trabajan se preocupan y se interesan por sus necesidades personales, los empleados están más motivados. La formación, la flexibilidad o la conciliación son algunas de las herramientas que puedes utilizar para mejorar la felicidad de los empleados.

¿Y para la empresa? Un trabajador motivado y feliz en su puesto de trabajo es un trabajador más productivo, más eficiente y más confiado. Esto es una gran ventaja, ya que el profesional sentirá el proyecto como propio y se implicará. Es una gran herramienta para retener el talento y reducir la rotación del personal. Ofrecer formación supondrá invertir en unos profesionales bien cualificados que, además, tendrán un gran apego por el proyecto y se implicarán al 100%.

Cuando las empresas ofrecen la posibilidad de desarrollar un plan de carrera dentro de la compañía, la tasa de retención es más alta. Un plan de carrera no es solo ofrecer la posibilidad de crecimiento dentro de la empresa, también incluye formación y capacitación, cursos para desarrollar habilidades y mejoras en el puesto.

Debemos tener en cuenta la importancia de desarrollar una cultura de empresa que sea inclusiva, con valores sólidos, mecanismos para tomar decisiones y para afrontar los inconvenientes que puedan surgir. Estas políticas son las que contribuyen a crear un entorno en el que el talento quiere quedarse y, a la vez, atrae a nuevos talentos.

El desarrollo personal está ligado a la vida personal de un empleado. Por lo tanto, la empresa debe tener en cuenta y ponerlo en valor. El salario emocional tiene como principal objetivo permitir la conciliación personal y profesional, por lo tanto, busca el bienestar de los empleados. 

El talento es el mejor valor para el futuro de una compañía. Para fidelizar a tus empleados y atraer nuevo talento, debes contar con el salario emocional. Los empleados son personas y, cada vez más, valoran que las empresas les permitan compaginar su vida familiar y profesional. Apostar por unos empleados motivados es apostar por el éxito del negocio.