LAS ‘SOFT SKILLS’ QUE BUSCAN TODAS LAS EMPRESAS

Las ‘soft skills’ son todas aquellas habilidades que están relacionadas con la inteligencia emocional. Aunque puede sorprender, es una de las primeras características que el personal de recursos humanos destaca de los candidatos a un puesto de trabajo o de los propios empleados de la empresa. ¿Sabías qué el 52% de los responsables de Recursos Humanos considera que las llamadas soft skills o habilidades blandas son más importantes que las hard skills de los candidatos? Para que una empresa funcione correctamente, es imprescindible formarse y trabajar en las ‘soft skills’.

La importancia de estas habilidades deriva de su influencia en el entorno y ambiente laboral. ¿Qué quiere decir esto? Pues que poseer ciertas habilidades blandas, puede facilitar el trabajo en equipo y los resultados de la compañía. Además, tener formación en ‘soft skills’ puede ayudar a tus empleados a ser más productivos, a mejorar el rendimiento y el desempeño, a saber comunicarse de manera eficaz, a evitar malentendidos y conflictos internos, etc. Recuerda que este tipo de competencias pueden ser innatas o adquiridas a través de la experiencia personal o de la formación en habilidades.

Soft skills más demandadas por las empresas

Como ya sabemos, poseer ciertas soft skills puede hacer que un candidato destaque positivamente frente a otros. Las habilidades blandas más relevantes y valoradas por las empresas, tanto en procesos de selección como en sus propios empleados son:

  • Trabajo en equipo

La capacidad de trabajar en equipo es un requisito imprescindible para los reclutadores de las organizaciones y empresas. Cuando ponemos en común nuestras ideas o experiencias con otros compañeros, el beneficio para la compañía y los empleados aumenta. Actualmente, es prácticamente imposible que un proyecto funcione solo con un trabajador, ya que en todos los sectores se precisa el trabajo de diferentes especialistas. Cuando se trabaja en equipo, los esfuerzos de sus integrantes se potencian, disminuye el tiempo de acción y aumenta la eficacia de los resultados.

Si los empleados trabajan en equipo, es mucho más fácil que se llegue a un consenso con el resto sin imponer su opinión. Esta ‘soft skill’ contribuye al desarrollo de otras habilidades como la creatividad, la comunicación o la adaptabilidad.

  • Liderazgo

La capacidad de liderazgo es una de las soft skills más importantes para convertirse en un buen referente como jefe o líder del equipo. Esta figura debe ser una persona respetada y admirada por los demás integrantes del equipo y capaz de motivar al resto de la plantilla desde el respeto y la empatía. Para que una persona se pueda considerar un buen líder, debe ser capaz de coger las riendas del proyecto, tomando decisiones adecuadas en momentos difíciles

  • Asertividad

Cuando hablamos de asertividad, nos referimos a la habilidad de comunicarse de forma clara y directa, pero sin herir u ofender a la otra persona. Esta habilidad es clave para los empleados, ya que es la manera de expresar una queja u opinión contraria, pero también resulta útil para dar reconocimiento del trabajo bien hecho. Podemos decir que la asertividad nace de una actitud serena, honesta y equilibrada y favorece la convivencia, las relaciones sociales y, finalmente, un buen ambiente de trabajo.

  • Adaptabilidad

Esta es la capacidad de las personas para adaptarse a nuevas situaciones. La manera que tiene una persona de adaptarse a los cambios que se producen dentro del entorno laboral determinará la capacidad y disposición de la persona para afrontar nuevos retos y proyectos. Además, esto puede demostrar si ese empleado es capaz de razonar de manera crítica y templar sus ánimos en situaciones de tensión o, si por el contrario, actúa por impulsos.

Una persona que se adapta y responde a los cambios, es capaz de encontrar el origen de los problemas, reconocer las consecuencias y establecer una estrategia que le ayude a resolverlos. Toda empresa valora que un empleado sepa cómo gestionar la frustración al hacer frente a un problema y encuentre la mejor manera de superarlo. Ser capaz de encontrar el origen de los problemas, reconocer las consecuencias y establecer una estrategia que le ayude a resolverlos es fundamental para seguir progresando profesionalmente y no quedar estancado.

  • Oratoria

La oratoria es la capacidad de hablar con fluidez delante de un público. La mayoría de personas se sienten incómodas y tienen problemas para expresarse frente a una audiencia, algo completamente normal. Si la compañía debe presentar un proyecto o realizar una conferencia o evento, la persona que hable será la imagen de la compañía. La formación en oratoria ayudará a tus empleados a aprender nuevas técnicas para expresarse correctamente y mantener la calma en la presentación.

  • Coaching

El principal objetivo del coaching es alcanzar un objetivo de la empresa que no se ha logrado mediante otros métodos. La formación en coaching mejora la comunicación empresarial y optimiza el rendimiento de los empleados. Es aplicable a todos los empleados, independientemente de su departamento o posición. Gracias a la formación en coaching tus empleados se comprometerán con la misión de la empresa.

  • Creatividad

Esta ‘soft skills’ es la capacidad que  tiene una persona para innovar y generar nuevas ideas. La facilidad para proponer soluciones originales ante los diferentes problemas laborales que puedan surgir. Esto dependerá, principalmente, de la capacidad creativa con la que cuente esa persona. En la actualidad, la demanda de perfiles creativos por parte de los departamentos de RRHH está en pleno auge. Se trata de una habilidad que marca la diferencia y que aporta un gran valor añadido al perfil del candidato. Ser creativos nos permite mantener la mente abierta y estar preparados para el cambio, en cualquier momento o situación.

  • Comunicación

La capacidad para mantener una buena comunicación, en la que pueda fluir la información sin ningún inconveniente, es de gran utilidad en cualquier empleo o puesto de trabajo. Saber expresar lo que pensamos, a la vez que ser capaces de escuchar con atención para poder interpretar la información y utilizarla de manera que beneficie a nuestro trabajo, es algo que valoran la mayoría de las empresas.

  • Resiliencia

Se refiere a la capacidad de un material, mecanismo o sistema para recuperar su estado inicial, una vez cesada la perturbación a la que haya estado sometido. Trasladado al ámbito personal, la resiliencia es la capacidad para recuperarse de la adversidad. Una habilidad que podemos entrenar a lo largo de nuestra vida, pues es muy importante para encarar las adversidades que el trabajo puede suponer.

  • Capacidad de aprendizaje (Learnability)

La capacidad de las personas para aprender de las experiencias vividas y aplicar lo aprendido en su día a día con el objetivo de mejorar su rendimiento y desempeño, es algo que despierta un enorme interés en los Departamentos de Recursos Humanos a la hora de reclutar talento. Estar dispuesto a adquirir nuevas habilidades o mejorar las que ya se poseen, es un diferencial importante entre los candidatos que facilitará a los reclutadores la toma de una decisión. Esta skill no tiene tanto que ver con lo que hemos aprendido, sino con la disposición por aprender y actualizar nuestros conocimientos a medida que cambien las circunstancias.

Las empresas solicitan a sus empleados que cuenten con estas ‘soft skills’, pero las compañías también pueden ofrecer formación para mejorar estas habilidades. En Classgap for Enterprise contamos con cursos 100% personalizados de ‘soft skills’. Contamos con nuestra plataforma “Aula Virtual”, donde el alumno y el profesor podrán tener una comunicación totalmente bidireccional como si se tratase de una clase presencial. 

¡Contáctanos hoy mismo y no pierdas la oportunidad de potenciar al máximo las ‘soft skills’ tanto de tus trabajadores como de la compañía!