SALARIO EMOCIONAL: ¿QUÉ VALOR LE DAN LOS EMPLEADOS?

salario emocional en la empresa

Se acerca el final del año y toca hacer balance, pero ¿solo las empresas hacen balance? ¡No! Debemos tener en cuenta que los empleados también valoran cómo ha ido su año en la compañía, cuáles han sido los objetivos cumplidos, cuál ha sido el nivel de satisfacción o qué ventajas y beneficios les ha ofrecido la empresa. Si este balance resulta positivo, el empleado estará contento en la compañía, pero ¿y si es negativo?

Existen muchos factores que pueden provocar que los trabajadores estén descontentos. El 70% de los españoles busca empleo activamente, un dato que ha ido incrementando en los últimos años. Esto quiere decir que muchos empleados están descontentos con su posición y quieren buscar nuevas oportunidades.

¿Qué papel tiene el departamento de recursos humanos y las compañías ante estas situaciones? La clave está en dar más valor y dar a conocer el salario emocional. Los empleados creen que el bienestar, principalmente, viene dado por el salario y el horario, pero existen otros muchos aspectos que determinan qué interés tiene una persona por permanecer en un puesto de trabajo.

Uno de los beneficios que más valoran los empleados o candidatos a la hora de inscribirse en una vacante es que incluyan planes de beneficios. Más del 80% de los trabajadores escogería un plan de beneficios que ofreciera seguro de salud, gimnasio y formación.

Ya hemos hablado de las diferencias que existen entre las generaciones que forman el mercado laboral actual y cuáles son sus preferencias a la hora de escoger un nuevo puesto. La generación Z ha sido la primera en no poner la remuneración salarial en primer puesto en cuanto a preferencias. Priorizan otros conceptos como la conciliación laboral y la formación continuada.

Por lo tanto, aquellas empresas que sigan pensando que con un aumento salarial será suficiente para atraer y retener el talento están muy equivocadas. Ofrecer beneficios adicionales que mejoren la conciliación, días de teletrabajo, vacaciones adicionales, planes de formación, ayudas al transporte o guardería… Son propuestas de valor que refuerzan el compromiso y la confianza que la empresa deposita en el empleado y que este convertirá en una mejora cualitativa del trabajo.

Para que el salario emocional que se ofrezca encaje con los empleados, el departamento de recursos humanos debe encargarse de conocer a las personas, dedicando tiempo y esfuerzos en entender cuál es su situación y qué soluciones se pueden aportar a los problemas que puedan surgir. Una cultura de empresa basada en la colaboración y la transparencia ayuda a las compañías a disponer de mecanismos que permitan ofrecer a los empleados la conciliación, los planes de formación y el resto de beneficios que tanto desean.

Y para la empresa, ¿Cuál es el principal beneficio? No existe mejor recompensa que tener a un equipo formado, motivado y en pleno rendimiento. Si la compañía se preocupa por sus trabajadores, estos se preocuparán por hacer su trabajo lo mejor posible y ayudar a sus compañeros/as mejorando así el equipo.