TIPOS DE FORMACIÓN PARA EMPRESAS

A pesar de que en ocasiones las empresas realicen formaciones internas para sus empleados, hay materias que requieren un especialista para profundizar más en los conocimientos y para poder adquirir también un reconocimiento por la formación.
Dentro de la formación para los empleados encontraremos dos modalidades; la presencial y la online.

Estamos acostumbrados a un formato de formación presencial, donde el profesor acude a la empresa para impartir las clases, este tipo de formación es muy cómodo debido a la cercanía del profesor, sin embargo, no contempla la posibilidad de adaptarse ante un contratiempo, ya sea por parte de los empleados o del mismo profesor, las clases están programadas y el margen para realizar cambios está limitado.

Otra de las ventajas de le formación presencial es la personalización de las sesiones, el tutor está presente en el proceso formativo de los empleados por lo que va viendo su evolución y adaptará las sesiones a su proceso de aprendizaje, por lo que existe una adaptación del contenido a las necesidades y nivel formativo de los empleados.

Por otro lado, encontramos la formación online, dentro de la cual existen diferentes tipologías:

  • E-learning.

Una de las ventajas de esta tipología es el horario, tus empleados pueden comenzar la formación cuando ellos quieran, puesto que no necesitan la disponibilidad de un profesor para llevarla a cabo. Otra ventaja evidente es la deslocalización, no tienes que desplazarte a ningún centro de estudios para poder llevarlo a cabo, cualquier lugar con acceso a internet es válido para llevar realizar esta formación.

A pesar de mostrar estas facilidades, tiene una gran desventaja, debido a la ausencia de la figura del profesor, la evolución de los alumnos no será controlada. Esto supone tanto que no existe adaptación a las necesidades formativas de los empleados y puede verse comprometida la comprensión total del contenido.

  • Formación mediante vídeos:

Como su propio nombre indica, es una formación a través de vídeos pregrabados por un profesor, en los cuales te explica el contenido de la materia.

Al igual que en el e-learning, sus ventajas son tanto la libertad completa del horario para llevarlo a cabo, como la deslocalización geográfica. En este caso habría que añadir que sí que existe la figura del profesor, al estar el contenido acompañado de una explicación por parte de este, las clases son más amenas y fáciles de comprender, por lo que el aprendizaje de ésta será más fácil. Sin embargo, no sustituye a un profesor real, por lo que el aprendizaje sigue comprometido ya que, ante la generación de dudas por parte de los empleados estas no pueden ser resueltas en el momento por el profesor.

No podemos olvidar tampoco que la personalización y adaptación de las clases a los empleados no se tiene en consideración, puesto que los vídeos y tutoriales son preestablecidos, por lo que no tendrá en cuenta las demandas de los trabajadores y empresas.

  • Formación online personalizada.

Siendo que la estandarización es la principal debilidad de la formación online, ¿es posible personalizarla? La respuesta es sí.

La formación online ha evolucionado para poder superar las barreras tanto de la convencional formación online como la presencial.

Este tipo de formación es impartida por un profesor especializado en la materia, a través de un aula virtual, en la que se encuentra el profesor por videoconferencia para poder explicar la materia. Contará también con una pizarra virtual para sus explicaciones, y posibilidad de compartir documentos y pantalla para sus presentaciones.

Gracias a esta modalidad, conseguimos superar tanto las barreras de tiempo y lugar que supone la formación presencial, ya que la flexibilidad de horario es mucho mayor y además de ahorrar el tiempo de transporte, puedes hacer la clase de forma remota desde donde desees.

Igualmente se soluciona el problema de deshumanización de la formación online.  Mediante este método, conseguimos la personalización de las clases y de su contenido además de poder hacer un seguimiento a los alumnos y su proceso de aprendizaje.

Cada empresa es un mundo por lo que un programa de formación estandarizado no sería una solución óptima para las necesidades formativas de los empleados.
La formación online personalizada permite una mayor adaptación de los programas formativos gracias a su flexibilidad, además de suponer un menor coste. 

Para asegurar esta personalización se lleva a cabo una auditoría para averiguar las necesidades reales de la empresa, y nuestros expertos aconsejarán el sistema de formación que se adapte mejor a ellos, ya sea mediante clases grupales o individuales.
Los profesores pueden son elegidos o reemplazados en caso de que no se adapten 100% a las necesidades del grupo.

Descubre en nuestro post cómo utilizar la formación de tus empleados para retener el talento.